top of page
Buscar
  • Ana Cuerdo

Pies descalzos

Tengo el privilegio de trabajar así, descalza.

Es lo que más adoro de entrar por las mañanas a mi despacho, tomarme un té mientras reviso cosas en el ordenador y pasar a la sala a estar en el cuerpo antes de comenzar con el primer cliente o alumno/a.

Decía una de mis profesoras que con lo que maltratábamos los pies en esta sociedad qué no seríamos capaces de hacer con el resto de nuestro cuerpo y de nosotros mismos.

Aprovechemos que estamos en verano en esta parte del mundo para experimentar con ello, prueba a andar descalzo, a sentir tus apoyos, simplemente estar "en" tus pies, no sobre tus pies. A percibir cómo mueven el resto de ti, a sentir tu respiración desde ahí. Siente tu equilibrio, tu capacidad de movimiento, tu agilidad, tus tensiones... Te sorprendería saber cuánto de eso que experimentas con tus pies haces contigo mismo en cualquier nivel de tu vida.




Ilustración: Severi

Entradas Recientes

Ver todo

Comentarios


bottom of page